viernes, 27 de febrero de 2015

BAMBALINAS DEL PERSONAJE



Me he divertido haciendo éste..., éste..., éste lo que sea. Cuando sucede esta sensación de diversión, siento que he acertado, al menos conmigo mismo.


¡El auténtico Facebook!


EL PERSONAJE

“Las personas reales están

repletas de seres imaginarios”

Graham Greene





Soy el personaje de este relato. Desconozco cómo he venido al mundo, pero aquí estoy. No tengo la menor idea del propósito de contarles mi historia. Ni siquiera hablo, ustedes escuchan el monólogo interior de mis pensamientos, asunto que espero que a ustedes les parezca tan raro como a mí. Dudo que mi manera de razonar sea así de ordenada. Por ejemplo, ahora me asalta el recuerdo de mi padre cuando íbamos a coger cangrejos de río, allá por una infancia que ignoro totalmente. Siento unas manos de escritor que manipulan mi discurso. ¿Con qué intenciones?

Sé que el autor de este relato ha puesto una cita para introducirme ante ustedes. Al menos podría haber tenido la amabilidad de hacer que yo la supiera y no tenerme en la inopia.

A esta altura habrán deducido que entre el autor y yo, la relación literaria no va nada bien. Me oculta cosas. Sé que miente. No creo que le importe demasiado, más allá de estos renglones. Estoy convencido que me olvidará rápidamente con alguna otra de sus lúbricas ficciones. No se engañen no es ningún Dios, más bien un falsificador de tres al cuarto. Si apenas le importo yo, que soy hijo de su imaginación, les aconsejo que tampoco esperen demasiada consideración por ustedes. Yo les aviso, y ya se sabe que el que avisa no es traidor, como el autor.

Como despedida tengo la súbita necesidad de advertirles que los seres imaginarios como yo están repletos de personas reales como él, como ustedes. Y me quedo tan ancho.

jueves, 26 de febrero de 2015

ÍTACA



No estoy nada satisfecho con el textito en cuestión, pero hay que seguir escribiendo para atraer a las musas.


ÍTACA

“Ítaca te dio el bello viaje.

Sin ella no habrías emprendido el camino.

Pero no tiene más que darte”

Kavafis



Porque había perdido a su niño interior decidió volver a la infancia. El río lo encontró hecho parque, los árboles podados lo miraban civilizadamente y en las cuevas secretas ya no dormían los vagabundos. Penélope lo recibió con unos pechos en flor de quirófano ofreciéndole un jugoso puesto en la burguesía local. No le hizo el amor en un portal como solía, sino en la cama de su piso céntrico.
 
-¡Qué pena los héroes- pensó- su mayor aventura es regresar a un lugar que ya no existe!-, e igual de espejismo que su niño interior, reanudó la búsqueda hacia esa otra arquitectura imaginaria que se llama futuro.

domingo, 8 de febrero de 2015

ARMAS DE SÁTIRO



Microrrelato que tiene a un sátiro como narrador. Me da a mí que mucho paliqueo y pocas nueces.

 ¡Sátiro molón tocando la flauta!

ARMAS DE SÁTIRO


Tengo el pene normalito. Ni pequeño ni grande, tamaño estándar. Me gusta pensar que mi cola de sátiro es un instrumento imaginativo. Me explico: mis atributos amatorios se basan única y exclusivamente en la promesa de un viaje. Cuando amo o chingo, la fantasía y la fábula son las armas con la que intento seducir. Otros utilizan los dones que les dio la naturaleza y hacen bien, pero en mi caso, he de embaucar a mis amantes en una suerte de sueño que las traslade a mundos donde nadie las llevó.


Por supuesto esta técnica no asegura el éxito, pero sí consigue que te fijen como un recuerdo bizarro en sus historias húmedas. ¡Ojo, que tampoco confirman la exclusión de su repertorio de raritos!


Hoy en día la competencia está muy reñida, cualquiera ejerce de Don Juan, Casanova o es un Marqués de Sade en potencia. Además la masculinidad está en entredicho y uno no sabe si ofrecer carne o mostrar un currrículum tántrico y un perfil más de místico que de Adonis.


Última advertencia:


No aplicar con Safos ni Catulos, ¡se las saben todas!