jueves, 24 de noviembre de 2016

EL DRON



EL DRON

Ícaro robótico
que traes al naciente siglo
las viejas utopías aladas.
Insecto mecánico
que picas en el aire
al aire mismo.
Brote aéreo de la imaginación
que democratizas el vuelo.

Pero no son anhelos los que te crean,
son las piedras con sangre de sus manos
las que darán sentido a tu acrobacia:
parar matar el hombre se refina.

Y no somos ángeles:
somos ceniza,
cera derretida.
Apenas merecemos
el sueño de volar.

HAIKU DE LA PINZA DEL PELO





Prendo la pinza
en su cabello lunar:
colibrí enjaulado.

LA CAFETERA



LA CAFETERA

La cafetera brilla
como un faro insomne
en la cocina.
Se trata de que su luz,
espante a los fantasmas.
Se trata de que el alma alce el vuelo,
recupere gravedad,
ponga en marcha las vocales.

-Tierra a la vista- gritan las legañas
al unísono con esa bocina
de relincho en la mañana,
de saudade metálica de los madrugadores:
¿qué mapas del tesoro
nos anunciará en cada sorbo?

(¡Ajuar de los escritores,
pócima pagana del obrero,
el soldado la cuida como a un arma,
el insomne como a su sueño!)

La cafetera brilla en la cocina
como una lámpara maravillosa
y concede, a quien despierta,
sus abracadabras de cafeína.